Skip to Menu Skip to Search Contacte con nosotros Spain Páginas Web e Idiomas Skip to Content

En el municipio de Madrid siempre ha existido una gran complejidad para resolver desde los servicios técnico municipales la gestión de las licencias urbanísticas de actividades y obras. Los parámetros que afectan en esta dificultad son la complejidad normativa aplicable, un volumen elevado de solicitudes de tramitación y unos equipos técnicos siempre limitados.

En el municipio de Madrid siempre ha existido una gran complejidad para resolver desde los servicios técnico municipales la gestión de las licencias urbanísticas de actividades y obras. Los parámetros que afectan en esta dificultad son la complejidad normativa aplicable, un volumen elevado de solicitudes de tramitación y unos equipos técnicos siempre limitados. Estos factores han motivado siempre que la Corporación Local correspondiente que en cada momento haya gestionado el Ayuntamiento de Madrid no ha llegado nunca a conseguir un modelo eficaz y eficiente de tramitación de licencias.

En este complejo marco de gestión, en el año en el año 2009 el Ayuntamiento de Madrid toma la decisión de externalizar la prestación de servicios urbanísticos para la tramitación de licencias y con la Ordenanza de Gestión y Control delas Licencias Urbanísticas de Actividades del 29 de junio de 2009 se comienza la experiencia de que entidades privadas puedan prestar por primera vez servicios urbanísticos a los ciudadanos para sus expedientes y solicitudes de licencias de actividades y obras.

En aquel momento esta decisión se lleva a cabo por la Corporación Local sin haber contado ni disponer del marco normativo autonómico adecuado desde la Comunidad de Madrid, lo que lleva a esta Ordenanza a ser cuestionada por sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid y posteriormente por sentencia del Tribunal Supremo que ratificaba la primera. Por tal circunstancia esta Ordenanza quedó anulada, pero durante su tiempo de vigencia hasta su anulación se pudo comprobar que la actuación de las Entidades Colaboradoras Privadas había sido eficaz y que habían dado una respuesta positiva a las necesidades del municipio en la dinamización y agilidad en la tramitación de los expedientes de licencias. Por ello, ante la necesidad de seguir contando con la Entidades Privadas, la Comunidad de Madrid regula esta modalidad de actuación a través de la Orden 639/2014, de 10 de abril, de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, por la que se regulan las entidades privadas colaboradoras en el ejercicio de las funciones administrativas de verificación y control en el ámbito urbanístico.

Al amparo de la Orden de la Comunidad de Madrid, el Ayuntamiento de Madrid pudo aprobar una Ordenanza con el apoyo normativo necesario para poder seguir contando con las Entidades Colaboradoras Privadas en el ámbito urbanístico y aprobó el 28 de febrero de 2014 la Ordenanza para la Apertura de Actividades Económicas en la Ciudad de Madrid, actualmente vigente y sobre la que apoyamos nuestra gestión como ECU, Entidad Colaboradora Urbanística del Ayuntamiento de Madrid.

¿QUE ES UNA ENTIDAD COLABORADORA URBANÍSTICA (ECU)?

Las Entidades Colaboradoras Urbanísticas son entidades de derecho privado debidamente homologadas y habilitadas por la Comunidad de Madrid para realizar actuaciones de verificación y control del cumplimiento de la normativa correspondiente en el ámbito urbanístico municipal en la Ciudad de Madrid.

Para que una entidad sea reconocida como Entidad Colaboradora Urbanísticas (ECU) se tiene que cumplir lo siguiente:

  • Primero tiene que ser reconocida como Entidad de Tipo A por la Entidad Nacional de Acreditación (ENAC).
  • Obtener la homologación y habilitación por parte de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Comunidad de Madrid.
  • Quedar inscrita en el Registro de Entidades Privadas de Colaboración Urbanística de la Comunidad de Madrid.
  • Obtener la autorización municipal del Ayuntamiento de Madrid y su anotación en el Registro indicado.

Una Entidad Colaboradora Urbanística deberá contar con todos los medios materiales, personales y financieros necesarios para el adecuado desempeño de sus funciones de verificación y control.

Además, se deberá mantener la acreditación con las auditorías periódicas de ENAC con las que comprobar que se sigue teniendo la capacidad técnica para actuar.

¿PUEDE UNA ENTIDAD COLABORADA URBANÍSTICA (ECU) ACTUAR EN CUALQUIER ÁMBITO URBANÍSTICO?

Las Entidades Colaboradoras Urbanísticas actuarán en las áreas de:

  • Urbanismo.
  • Evaluación ambiental de actividades.
  • Prevención de riesgos.
  • Patrimonio Histórico-artístico y protección arquitectónica.
  • Sanidad y/o salud pública.

Es a través de la Ordenanza para la Apertura de Actividades Económicas en la Ciudad de Madrid (OAAE) en la que se concreta las funciones concretas de tramitación de expediente para las Entidades Colaboradoras en Declaraciones Responsables y Procedimientos de Licencias y sólo en el ámbito del municipio de Madrid. Ningún otro municipio de la Comunidad de Madrid ha habilitado Entidades Colaboradoras Urbanísticas al amparo de la Orden 639/2014.

¿CUÁL ES LA REGLAMENTACIÓN QUE REGULA LAS ENTIDADES COLABORADORAS URBANÍSTICAS (ECUs)?

La Exposición de Motivos de la Ordenanza para la Apertura de Actividades Económicas del Ayuntamiento de Madrid, establece que el Estado en la Ley 12/2012, de 26 de diciembre, se refiere expresamente a la posibilidad de recurrir a la colaboración privada de entidades de valoración, comprobación y control, a través de la cuales podrá gestionarse la totalidad o una parte de la actividad de comprobación. La citada Ley configura las entidades colaboradoras como entes de carácter voluntario, determinando que los interesados podrán libremente hacer uso o no de los servicios de esas entidades. En consonancia con esta regulación, la Ordenanza diseña un sistema de colaboración a través de entidades privadas sujeto a elección del interesado, quien libremente podrá decidir si desea gestionar su solicitud directamente ante el Ayuntamiento de Madrid o bien acudir a una entidad colaboradora urbanísticas. La Ordenanza define las entidades colaboradoras como entidades de carácter técnico con personalidad jurídica propia, debidamente homologadas y autorizadas para el desempeño adecuado de las funciones de verificación, inspección y control que determina la Ordenanza. La Comunidad de Madrid en la Ley 8/2009, de 21 de diciembre, de Medidas Liberalizadoras y de Apoyo a la Empresa Madrileña, ya las define en esos mismos términos, y atribuye las competencias sobre su homologación y registro a la Consejería competente en materia de ordenación del territorio, siendo la Orden 639/2014, de 10 de abril, de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, la que regula estas entidades privadas colaboradoras en el ejercicio de las funciones administrativas de verificación y control en el ámbito urbanístico y se completa de esta manera el ámbito normativo para la existencia y vigencia de las ECUs.

Será la Ordenanza para la apertura de Actividades Económica en la Ciudad de Madrid la que se ocupe de la concreción de las funciones de la Entidades Colaboradoras en la tramitación de Declaraciones Responsables y Procedimientos de Licencias por ser el Ayuntamiento de Madrid el único en la Comunidad de Madrid que incluye este sistema de colaboración urbanística.

¿EN QUE CONSISTEN LAS ACTUACIONES DE LAS ENTIDADES COLABORADORAS URBANÍSTICAS (ECU)?

Las actuaciones concretas de las Entidades Colaboradas Urbanísticas se definen en la Ordenanza para la apertura de Actividades Económicas en la Ciudad de Madrid que extiende las competencias en las ECUs la tramitación de Declaraciones Responsables y Procedimientos de Licencias atribuyéndoles funciones de verificación y control consistentes en la evaluación y comprobación de la conformidad con el ordenamiento jurídico de las actuaciones incluidas en el ámbito de aplicación de la ordenanza.

Por tanto, las Entidades Colaboradoras tramitan Declaraciones Responsables y Procedimientos de Licencias para el Ayuntamiento de Madrid. En las Declaraciones Responsables las funciones de la Entidades Colaboradoras son completas en la tramitación de los expedientes, pero en los Procedimientos de Licencias la intervención de las Entidades Colaboradas es parcial y en coordinación con la actuación municipal.

Las declaraciones responsables son documentos suscritos por los interesados en lo que manifiestan, bajo su responsabilidad, que cumplen con los requisitos establecidos por la normativa vigente para acceder al reconocimiento de un derecho o facultad o para su ejercicio, que dispone de la documentación que así lo acredita y que se compromete a mantener su cumplimiento durante el período de tiempo inherente a dicho reconocimiento o ejercicio, mientras que las Licencias son actos reglados mediante los cuales el Ayuntamiento, previa comprobación del cumplimiento de las condiciones establecidas por la normativa aplicable, autoriza la implantación de la actividad.

¿POR QUE SON IMPORTANTE LAS ENTIDADES COLABORADORAS URBANÍSTICAS (ECU)?

Las Entidades Colaboradoras Urbanísticas realizan esencialmente el papel de agilización y dinamización de la tramitación de expedientes urbanísticos de actividad solicitados por los interesados en el municipio de Madrid. Mantener los tiempos de tramitación de los expedientes de los interesados en unos tiempos de respuesta razonables son la base de la seguridad jurídica en el marco urbanístico en el Ayuntamiento de Madrid. De manera las Entidades Colaboradoras suplen la falta de recursos técnicos del Ayuntamiento de Madrid y cumplen un papel esencial en la relación con los administrados, donde los tiempos de respuesta, consultas y resolución de asuntos están dentro de unos plazos razonables, lo cual la Administración municipal no siempre consigue.

SGS Inspecciones Reglamentarias, S.A., está acreditada por ENAC y cuenta con la autorización del Ayuntamiento de Madrid para actuar como Entidad Colaboradora Urbanística (ECU), contando con una amplia experiencia en este tipo de actuaciones.

Acerca de SGS

SGS es líder mundial en inspección, verificación, análisis y certificación. Está considerada como principal referente mundial en calidad e integridad, contamos con más de 90.000 empleados y con una red de más de 2.000 oficinas y laboratorios por todo el mundo.