Skip to Menu Skip to Search Contacta con nosotros Spain Páginas Web e Idiomas Skip to Content

Es el momento de la Transform - Acción. Todos y cada uno de nosotros podemos y debemos ser partícipes del cambio. Es nuestra responsabilidad.

Ana Viñado SGS

En los últimos tiempos hemos oído hablar mucho de desarrollo sostenible, de Responsabilidad Social Corporativa, de Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y de todo lo que tiene que ver con la sostenibilidad, tanto es así que hasta nos hemos saturado del llamado “greenwashing”, tendencia general de algunas organizaciones a “disfrazar” de buenas intenciones sus políticas “verdes” cuando en realidad no tienen en cuenta qué es el desarrollo sostenible y qué podemos, debemos y tenemos obligación de hacer por él.

Hoy más que nunca debemos tener claro que el desarrollo sostenible es VIDA. Se hace complicado entender por qué nos empeñamos en destruir el medioambiente y por qué existe el crecimiento económico sin justicia social, más aún sabiendo que es él el que nos proporciona recursos necesarios para vivir, como el agua, las energías y los alimentos, y que estos recursos están repartidos por todo el planeta y por lo tanto deberían ser accesibles para todos.

Desafortunadamente, desde hace mucho tiempo venimos oyendo hablar del cambio climático, del calentamiento global, de la contaminación, de las emisiones de CO2, de la escasez del agua y de alimentos, de especies en peligro de extinción e incluso de la extinción global. Por otro lado, estamos asistiendo a un impresionante desarrollo de las empresas en investigación y tecnología, tanto es así que sabiendo que en el mundo se generan 125 billones de dólares y que somos unos 7000 millones de habitantes, si hacemos una división simple nuestro ingreso per cápita podría ser de unos 17.000 $, algo que sabemos que está muy lejos de la realidad.

Entonces, ¿por qué existe en el mundo tanta desigualdad? ¿Podríamos pensar que las crisis energéticas o alimentarias son el origen de la destrucción ambiental o social, o más bien no deberíamos caer en este error, ya que los recursos existen?

En cualquier caso, si queremos satisfacer las necesidades actuales, sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras, debemos dar un paso adelante y reflexionar sobre cómo podemos sumar para que haya un cambio efectivo y real en el planeta.

Afortunadamente en 2015, la Organización de las Naciones Unidas, que representa a la población de 193 países, anunció un ambicioso Plan con los 17 ODS (Objetivos mundiales del Desarrollo Sostenible) enfocados en las personas, el planeta, la paz, la prosperidad y las alianzas a fin de alcanzar tres propósitos: erradicar la pobreza extrema, luchar contra la desigualdad y la injusticia y luchar contra el cambio climático, en otras palabras, proteger el planeta y lograr que este mundo sea un lugar más seguro, más justo y más equitativo.

 

El reto es alcanzar estos objetivos en 2030 y, aunque tenemos un intenso camino para conseguirlo, al estar definidos en 17 categorías distintas, tenemos la posibilidad de contribuir de muchas formas. Como ciudadanos necesitamos dar a conocer estos objetivos al mayor número de personas, apoyarnos los unos a los otros usando nuestra imaginación y creatividad, pero sobre todo y para que exista una verdadera transformación debemos comprometernos con el cambio.

 

Una buena manera de contribuir a los ODS sería reducir el consumo de materiales o no desperdiciar el agua, los alimentos y la electricidad. Cada uno de nosotros podemos hacerlo posible, por ejemplo, podemos ir a la compra con un carrito o con bolsas reutilizables, evitar las bolsas para las frutas o verduras, podemos reducir los minutos en las duchas diarias, realizar menús de aprovechamiento y apagar los aparatos eléctricos cuando no se utilizan. Y si además respetamos los derechos humanos y defendemos a las personas que son tratadas injustamente, marcaremos una gran diferencia.

 

Como empresas, es hora de que preguntemos a nuestros grupos de interés por todo aquello que verdaderamente es importante o supone un cambio sustancial para ellos y de poner en marcha planes de Desarrollo Sostenible que se integren en nuestras estrategias. Esto también nos servirá para mejorar nuestra reputación y compromiso dando más visibilidad a los impactos positivos y mitigando los impactos negativos, nos ayudará a mejorar la productividad gracias a la mejora del absentismo y del clima laboral, podremos anticiparnos a normativas, nos ayudará con los fondos de inversión y con los créditos verdes, con los nuevos mercados y las áreas de contratación pública… en definitiva, nos ayudará a fortalecer las relaciones con las partes interesadas aumentando la confianza en la marca.

 

La sostenibilidad en SGS

 

En SGS la sostenibilidad está profundamente arraigada en nuestra cultura corporativa, tanto es así, que es uno de nuestros seis Principios de Negocio.

Nuestra estrategia de Sostenibilidad está basada en cuatro pilares: Excelencia Profesional, Personas, Medio Ambiente y Comunidad, respaldados por políticas, programas globales e iniciativas locales, que nos instan y ayudan a añadir valor a la sociedad.

 

ODS SGS

Nuestros Objetivos de sostenibilidad 2020 están estrechamente vinculados a los ODS, y nuestros servicios los apoyan, mapeamos cada año todas nuestras operaciones directas y la cadena de suministro en los 17 ODS y lo cuantificamos a través de la herramienta SGS Impact Valuation Framework. Esto nos permite ver las contribuciones que estamos haciendo, desarrollar planes estratégicos para incrementarlas o potenciarlas, así podemos integrarlas en la gestión, presentar informes a los afiliados y asignar recursos de manera eficiente, creando un enfoque equilibrado para abordar las necesidades sobre cambio climático, el agotamiento de los recursos, la igualdad de oportunidades, la salud y la calidad de vida.

 

En la actualidad, nuestro análisis cubre los dos primeros ámbitos de la cadena de valor: nuestras operaciones y la cadena de suministro y estamos trabajando intensamente para cuantificar el valor creado a través de nuestros servicios.

 

Y como todo gran esfuerzo, tiene su recompensa. Llevar la sostenibilidad en el ADN de la compañía, fomentar el desarrollo de servicios que aporten valor a la sociedad y minimizar al máximo nuestro impacto negativo ha supuesto el reconocimiento de SGS en los principales índices de Sostenibilidad siendo líderes de nuestro sector en el Dow Jones Sustainability Index (DJSI), consiguiendo la medalla de platino de EcoVadis y ocupando un importante lugar en la lista A del CDP, entre muchos otros.

 

Estoy convencida de que a estas alturas y después de todo lo que hemos vivido estos últimos meses, somos conscientes de la importancia de nuestra contribución y también de que tenemos a nuestro alcance la capacidad y la decisión de llevarlo a la práctica, cada uno de nosotros debemos liderar los ODS.

  

Ana Viñado Huguet

Dirección de Servicios de Sostenibilidad de EHS en SGS

 

Artículo publicado en la revista de la Asociación Española para la Calidad (AEC).