Skip to Menu Skip to Search Contacta con nosotros Spain Páginas Web e Idiomas Skip to Content

Las energías renovables llegaron en su día para quedarse. Han sido muchos años en los que la expansión de este tipo de energía ha estado latente por diferentes circunstancias técnicas y políticas, pero en la actualidad y de una vez por todas, están más presentes que nunca.

Juan Rafael Cabello, SGS

Sin duda disponemos de un país donde la energía del sol, del viento, de nuestros ríos y mares nos empuja sin cesar hacia este cambio de paradigma tan deseado y necesario por aquellos que apostamos por un futuro diferente, un futuro bajo en emisiones, un futuro más sostenible…en definitiva, un futuro mejor.

 

La apuesta firme hacia el cambio de rumbo energético se puede vislumbrar en el anteproyecto de la futura Ley de Cambio Climático y Transición Energética, donde se marcan entre otros, unos objetivos muy ambiciosos de capacidad de generación con energías renovables, unas reducciones de emisiones de gases de efecto invernadero y unas mejoras en la eficiencia energética de cara al 2030.

 

Por otro lado, en 2018 se publicó el Real Decreto Ley 15 sobre medidas urgentes para la transición energética y la protección de consumidores, el cual derogaba parte del RD 900/2015, conocido por muchos como “impuesto al sol”. Este hecho marcó la senda inalterable hacia la posibilidad de generar nuestra propia electricidad gracias a un autoconsumo mucho más racional, lógico y liberado.

 

Si además añadimos unos precios de mercado de la electricidad inestables y unos precios de fabricación de componentes (como módulos solares, inversores, generadores rotativos, turbinas, transformadores) cada vez más bajos y competitivos, se consigue la combinación perfecta para este fenómeno imparable hacia una generación eléctrica mucho más eficiente y sostenible.

 

Las empresas del sector también apuestan en estos difíciles momentos por la inversión en renovables. Además de nuestras empresas líderes nacionales del sector eléctrico, el capital extranjero llega a nuestro país con ganas y capacidad financiera, aportando riqueza y empleo en zonas “olvidadas” donde se están implantando grandes plantas de generación eléctrica de origen renovable.

 

Pero no todo son ventajas en la integración de energías renovables en nuestro sistema eléctrico. La dependencia del sol, del viento y de otros factores ajenos a la gestión humana, hace que el sistema eléctrico nacional tal y como está diseñado sea cuanto menos “muy dinámico”, en lo que se refiere a generación y demanda. Quizá en un futuro no muy lejano, con la integración de los sistemas de generación distribuida, las redes V2X, el almacenamiento energético y otros avances en los que se está trabajando actualmente, permitan una integración aun mayor de energías renovables, pero en la actualidad siempre existirán unas limitaciones de generación con este tipo de energía por criterios puramente técnicos. Las renovables sustituirán poco a poco a otras fuentes de generación más contaminantes como por ejemplo a las plantas de carbón, pero difícilmente podrán cubrir la totalidad de la generación eléctrica de un país, al menos por el momento, siempre y cuando se cumplan las reglas marcadas por el Ministerio para la Transición Ecológica (MITECO).

 

El autoconsumo. Nuevas posibilidades, nuevos retos.

 

Si nos centramos en la modalidad de generación para autoconsumo, nos tenemos que fijar sin duda en el actual Real Decreto 244/2019 por el que se regulan las condiciones administrativas, técnicas y económicas del autoconsumo de energía eléctrica. Son muchas las aportaciones y novedades de esta legislación, dirigidas al fortalecimiento y control de este tipo de generación, sin olvidar los requisitos técnicos obligatorios para que estás instalaciones no afecten a los diferentes intervinientes en el sistema eléctrico (REE, distribuidoras, comercializadoras…). A modo de resumen las principales contribuciones de la actual legislación son:

  • Se definen tres modalidades de autoconsumo: sin excedentes, con excedentes acogidos a compensación y con excedentes no acogido a compensación.

  • Se describen las necesidades para el autoconsumo colectivo.

  • Se permite que el consumidor y el propietario de la instalación sean figuras independientes.

  • Se consigue simplificación de tramitación administrativa y de los equipos de medida para la puesta en servicio.

El autoconsumo tiene grandes ventajas para los que deciden invertir en este tipo de instalación como es un ahorro directo en su factura eléctrica o una mejora en sus índices de emisiones de CO2 asociados a su producción, pero también tiene una ventaja indirecta para el sistema eléctrico, mejorando la capacidad de transporte de electricidad y disminuyendo las perdidas del sistema.

 

“El autoconsumo es un sistema muy eficiente, ya que se consume en el mismo punto donde se genera la electricidad, no generando apenas pérdidas en el sistema.”

 

Pero siempre hay que tener en cuenta la viabilidad de este tipo de proyectos de generación por autoconsumo, ya que en muchas ocasiones no se contemplan todas las variables presentes en este tipo de instalaciones, como el precio de la electricidad a futuros, la variabilidad de las horas de generación o las perdidas intrínsecas del sistema de generación solar.

 

SGS infografía energías renovables

 

Especulación, agregador independiente y otras novedades sobre energías renovables.

 

Por último, y aún más reciente aparecen otras figuras de interés para la integración de las energías renovables y para el sistema eléctrico en general, detalladas en el Real Decreto-ley 23/2020 por el que se aprueban medidas en materia de energía y en otros ámbitos para la reactivación económica. Si bien esta legislación es muy amplia y variada, uno de sus objetivos principales fue la de evitar las tendencias especulativas que estaban surgiendo en el sector de las energías renovables motivadas por ciertos “vacíos legales” de la regulación existente hasta la fecha. Pero como ya hemos indicado, aparecen figuras de mucho interés para un sistema de generación con energías renovables, como son:

  • El almacenamiento, cuya regulación posibilitará el gestionar y optimizar la energía generada en las plantas renovables.

  • La hibridación, que posibilita combinar diferentes tecnologías en una misma instalación como fotovoltaica y eólica, fotovoltaica e hidráulica, etc.

  • El agregador independiente, para combinar la demanda de varios consumidores y generadores de electricidad para su participación en el mercado. Aunque no lo parezca, el consumidor final apenas a tenido presencia ni capacidad de decisión directa sobre el precio de compraventa de la electricidad, pero con la figura del agregador esto puede cambiar drásticamente.

  • Las comunidades de energía renovables, que permitirán a los ciudadanos y a las autoridades locales ser socios activos y con capacidad de decisión en proyectos de energías renovables en sus municipios o localidades.

“En cualquier caso, e independientemente al hecho que desencadenara este boom que vivimos, las energías renovables además de lógicas resultan justas, sobre todo para aquellas generaciones futuras que va a disfrutar de nuestro planeta por muuuuucho tiempo.”

 

Juan Rafael Cabello 

Responsable de Desarrollo de Servicios Eléctricos en SGS.