Skip to Menu Skip to Search Contacta con nosotros Spain Páginas Web e Idiomas Skip to Content

¿Conoces los 5 principios básicos de las organizaciones ágiles? ¿Tienes claras tus prioridades estratégicas? Descubre las características y los cambios necesarios para llegar a ser una compañía ágil.

Sandra Mata de SGS

El otro día leí un artículo muy interesante sobre por qué, a pesar de querer transformarse en empresas ágiles, muchas no son capaces de abordar los cambios necesarios para lograrlo.

Las organizaciones ágiles son empresas que crean valor y se adaptan constantemente a los cambios. El artículo destacaba que para muchas compañías esta agilidad organizacional ya es una prioridad, sin embargo, en algunas de ellas los equipos individuales no han podido implementar plenamente formas ágiles de trabajar porque están paralizados por la burocracia de los procesos, algo contrario a la agilidad de la que estamos hablando.

Para que los equipos funcionen ágilmente las prioridades estratégicas deben estar claras y ser transmitidas al personal de todos los niveles para que conozcan los objetivos específicos y los resultados clave que deben alcanzar, ya que puede suceder que los managers y el resto de colaboradores estén trabajando en cientos de actividades que desde su punto de vista son importantes cuando quizás a nivel estratégico no lo son.

Debemos asegurarnos de que todos pongan su energía en las prioridades de la empresa. Para ello, las organizaciones deben traducir las que son estratégicas en objetivos más específicos para que los equipos trabajen en ellos y los utilicen como guía para sus decisiones diarias.

Una forma de hacer esto es estableciendo objetivos y resultados clave (OKR). Un OKR detalla las prioridades de la compañía en términos de logros específicos y mejoras de rendimiento. El objetivo consiste en un cambio cualitativo claramente definido, mientras que el resultado clave es un objetivo de desempeño específico, a menudo cuantitativo, que debe cumplirse.

Las prioridades estratégicas, además, deben guiar las decisiones de planificación y presupuesto en todos los niveles de la organización, de modo que las unidades de negocio reciban fondos adicionales si sus iniciativas apoyan esas prioridades y estas, a su vez, asignen más fondos a equipos individuales cuyo trabajo hace una contribución demostrable a las mismas. Esos equipos son los que deben recibir más autonomía y más apoyo para conseguir sus objetivos, logrando así la agilidad y el éxito de la compañía.

Por supuesto esto no quiere decir que las empresas ágiles no deben explorar y experimentar, por ejemplo, Google alienta a todo su personal a dedicar el 20 por ciento de su tiempo a proyectos que creen que beneficiarán a la organización.

En resumen, los 5 principios básicos de las organizaciones ágiles son:

  • Definir claramente las prioridades estratégicas.
  • Definir los objetivos y resultados clave a alcanzar que apoyan la estrategia.
  • Traducir esa estrategia y objetivos en OKR y compartirlos con toda la organización.
  • Planificar y establecer un presupuesto para alcanzar esos objetivos y revisarlo trimestralmente.
  • ¡Empoderar a los equipos! Decirles qué conseguir, pero no cómo hacerlo.

Todavía debemos cambiar muchos hábitos, formas de trabajar y romper ciertas creencias y miedos como por ejemplo compartir cierta información o dar autonomía, aunque es verdad que esto solo puede hacerse cuando los equipos están preparados para ello y tienen sus objetivos claros, y esto requiere de tiempo y dedicación previa.

Sandra Mata Tormos

Responsable RRHH Zona Sur- Este en SGS

 

Leer artículos relacionados