Skip to Menu Skip to Search Contacta con nosotros Spain Páginas Web e Idiomas Skip to Content

Esta pandemia está cambiando el mundo, pero, ¿es posible diseñar e implementar una nueva movilidad sostenible, que exija vehículos más saludables y que protejan el medioambiente? No sólo es posible, sino que las tendencias más importantes en la homologación de vehículos así lo demuestran

🔊Artículo disponible en audio a pie de página🔊  

 

Los vehículos son uno de los productos sujetos a mayor regulación, y su normativa es de las más extensas y complejas. La homologación de vehículos, es un proceso que debe asegurar el cumplimiento con las disposiciones administrativas y los requisitos técnicos, establecidos para la certificación de nuevos vehículos antes de su introducción en el mercado, matriculación y posterior circulación por las vías públicas.

 

Para poder analizar el contexto actual, nos remontaremos a septiembre del año 2015, cuando estalló el escándalo de las emisiones contaminantes, conocido popularmente como el caso “Dieselgate”, provocando una serie de cambios normativos, que no solo afectaron a los fabricantes, sino también a las autoridades gubernamentales, obligadas a mejorar sus sistemas de control de conformidad de la producción y vigilancia del mercado.

 

En Bruselas, capital de Bélgica y sede de la Comisión Europea, un Comité de expertos, comenzó a trabajar de forma urgente en un borrador sobre un nuevo Reglamento marco, siendo su misión principal la de reducir los riesgos sobre futuras crisis normativas del sector, mediante el endurecimiento de las homologaciones de vehículos nuevos.

 

Considerado como una de las últimas oportunidades de afianzamiento legislativo, con mucho esfuerzo y numerosas propuestas de cambios y esfuerzos de conciliación, el 14 de junio del 2018 se publicó en el DOUE (Diario Oficial de la Unión Europea), el esperado Reglamento (UE) 2018/858 del Parlamento europeo y del Consejo sobre la homologación y la vigilancia del mercado de los vehículos de motor (M y N) y sus remolques (O), y de los componentes destinados a dichos vehículos.

 

Este Reglamento, entró en vigor el pasado 1 de septiembre del 2020. Pero nadie podría imaginar que en ese momento estaríamos inmersos en una nueva crisis mundial, a todos los niveles, afectando dramáticamente tanto a la salud pública como a la economía, pasando por la movilidad y nuestra forma de relacionarnos. La pandemia del Covid-19 acabará algún día, pero está sirviendo para cambiar algunas conciencias, catalizando y acelerando algunas tendencias ya observadas en el pasado, en el ámbito de la homologación de vehículos. Exponemos un ejemplo para cada una de ellas:

 

Más salud

 

Reducción de los niveles de emisiones de gases contaminantes nocivos para la salud, tales cómo dióxido de nitrógeno, monóxido de carbono, hidrocarburos y partículas. En el caso de turismos y vehículos comerciales ligeros, para el año 2025 se espera la llegada del nuevo nivel Euro 7, reduciendo el límite previsto de NOx (óxidos de nitrógeno) a 30 mg/km, con la posible desaparición de los vehículos de motor térmicos sin algún tipo de hibridación.

 

Más seguridad

 

Conforme al Reglamento (UE) 2019/2144, a partir del año 2024 será obligatorio en algunos vehículos llevar instalados los siguientes sistemas de seguridad avanzada: asistente de velocidad inteligente, interfaz para la instalación de alcoholímetros anti arranque, sistema de advertencia de somnolencia y pérdida de atención del conductor, y sistema de advertencia de abandono del carril, entre otros.

 

Más protección del medio ambiente

 

Reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero de los turismos y de los vehículos comerciales ligeros nuevos mediante la publicación del Reglamento (UE) 2019/631. En comparación con 2021, la reducción de emisiones de CO2 debe ser un 15% para el período 2025-2029, y en un 37,5% para turismos y en un 31 % para furgonetas a partir de 2030. Los fabricantes que superen este objetivo de emisiones tendrán que pagar una prima por exceso de emisiones de 95 euros por g/km por cada vehículo matriculado.

 

Más digitalización

 

A partir del 5 de julio del 2026, el certificado de conformidad (CoC), documento expedido por el fabricante que certifica que el vehículo está homologado y cumple con la legislación en el momento de su fabricación, será obligatorio en formato electrónico.

 

Más conformidad de la producción y vigilancia de mercado

 

El fabricante, está obligado a tener un sistema de gestión de la producción, que asegure que los productos fabricados son conformes a sus certificaciones.

A su vez, la Autoridad de vigilancia del mercado de cada Estado miembro, debe garantizar que los productos comercializados cumplan con los requisitos de la legislación.

Todo ello, bajo la premisa de que la Comisión realizará auditorías a los Estados miembros, para hacer seguimiento del cumplimento en este marco regulatorio.

 

 

La homologación de vehículos, es una de las piezas clave y dinamizadoras de esta nueva movilidad. El desarrollo de nuevas legislaciones y el seguimiento de su cumplimiento, deben ser defendidos y vigilados por cada uno de los Estados miembros de la UE y por la propia Unión, proporcionándonos un transporte cada vez más seguro, saludable y que proteja el medioambiente, fundamental para desarrollar una movilidad sostenible que nos lleve hacia un mundo mejor.

 

 

Rafael Arroyo Hernández

Local Manager

Transportation Services

 

¿No tienes tiempo? Ahora tienes la posibilidad de escuchar este artículo en audio