Skip to Menu Skip to Search Contacta con nosotros Spain Páginas Web e Idiomas Skip to Content

Tu negocio necesita una transformación digital. Y ojo, que no lo pregunto, sino que lo afirmo.

Sofía López López

En el año 2010, el periódico Expansión se hacía eco de cuáles serían las tecnologías de referencia que entrarían en ese año según Citrix, la multinacional tecnológica.

El reinado de los smartphones coronaba esta lista explicando que, por lo menos, 1.200 millones de personas tendrían un teléfono móvil que podría ser utilizado como herramienta de trabajo, ya que podría conectarse a internet en cualquier lugar, en cualquier momento y de la manera más inmediata posible.

Hace 12 años de esto y, sin embargo, a día de hoy, sería totalmente impensable pensar en esto como una tendencia y no como la realidad en la que vivimos.

Avancemos un poco en el tiempo, en el año 2015, se apostaba como la principal tendencia tecnológica del año la impresión 3D. Y en el año 2020 se salvaron miles de vidas en el mundo con la impresión de las válvulas de los respiradores necesarios para combatir la pandemia del Covid-19.

¿Y cuáles son las tendencias tecnológicas del año 2022?

Hablamos de Metaverso, servicios Low-Code o la Experiencia Total (TX), estrategia empresarial que integra no sólo la experiencia de cliente, sino también la experiencia de trabajador, la de usuario y la multiexperiencia en muchos puntos de contacto. Tener el foco en las tendencias tecnológicas del hoy nos permite conseguir la visión necesaria para los negocios del mañana, pero enfrentarse a toda esta cantidad de información a la vez puede ser abrumador…

Para ser capaces de abordar e integrar aquellas tecnologías que aparecen año a año, es importante tener un momento de reflexión que te permita alinear tu estrategia de negocio, con tus procesos y con la evolución digital que quieres seguir.

Para ello, te propongo la siguiente hoja de ruta que te permitirá obtener una visión de qué tipo de estrategia digital te gustaría seguir:

Comienza evaluando tu entorno:

  • Haz una búsqueda de tendencias digitales clave en tu industria, aunque no te despistes y aporta espíritu crítico para no caer en el síndrome del coche de carreras – si quieres saber qué es este síndrome puedes leerte mi post Big Data para todos los públicos.

  • Evalúa sobre todo los mercados potenciales y emergentes, son los que permitirán tener la visión en el largo plazo y te ayudarán a conseguir tu propósito.

Piensa ahora cómo es tu conexión con el cliente:

  • ¿Qué herramientas digitales puedes implementar en tu proceso comercial? Un punto clave es no perder de vista que esta herramienta digital aporte valor a tu cliente.

  • ¿Tu negocio está en RRSS? ¿Y tienes ficha en Google? ¿Cómo te está valorando tu cliente? ¿Le escuchas y aprendes de su feedback?

  • ¿Hay diferentes canales para contactar con tu empresa y están conectados entre sí? ¿la experiencia en todos ellos es similar?

Hablemos ahora de tus activos digitales, antes que nada, ¿esto qué es?

Los activos digitales son todos aquellos recursos intangibles de los que dispone una empresa: imágenes, documentos, vídeos, páginas web, perfiles de redes sociales y, sobre todo, datos. Los datos proporcionan una información muy valiosa sobre tu cliente, negocio y el sector.

  • ¿Estás utilizando tus datos de manera óptima?

  • ¿Tienes una estrategia de datos para convertir tu empresa en una organización orientada a estos?

  • ¿Sabes qué tipo de datos quieres? ¿Y para qué?

  • ¿Recoges datos de cada herramienta o acción que inicias?

  • ¿Identificas oportunidades gracias a estos?

Por último, aunque posiblemente lo más importante, ¿la cultura de tu empresa es digital?

La cultura de una organización es su ADN: es la que define cómo se hacen las cosas en una empresa, qué la diferencia del resto y porqué los empleados sienten que están en el sitio adecuado.

Por ello, la transformación digital ha de ir soportada por un cambio y una evolución en la cultura de la empresa.

  • Hay conciencia, sensibilidad y apuesta real de la compañía en transformar y adaptar nuestros modelos de negocio a los nuevos escenarios y retos digitales.

  • Nuestros directivos y mandos intermedios comprenden el fenómeno digital y lo incorporan en la orientación estratégica de los proyectos de sus áreas de negocio. 

  • Tenemos los conocimientos digitales para afrontar los nuevos retos de la transformación digital de la compañía.

  • Hacemos uso de las redes sociales, no solo a nivel personal, sino profesional, siendo conscientes de nuestro rol de embajadores de marca.

  • Trabajamos transversalmente en equipo y en entornos virtuales para colaborar, generar sinergias y ampliar las fronteras de negocio y clientes

Con esta visión general, puedes ya comenzar a plantearte cuál quieres que sea la ruta digital de tu empresa.

No cuento nada nuevo si digo que las empresas están formadas por personas y que son estas las que realmente aportan y crean valor.

Por eso, antes de terminar esta entrada quiero hacerte una pregunta, a ti, como persona que estás leyendo esto ¿Y tú? ¿necesitas una transformación digital?

Sofía López López

Directora de Proyecto - Desarrollo de Red